miércoles, 26 de octubre de 2011

Oído Medio II

Hola a todos, en este post seguiremos hablando de la anatomía del oído medio ya que en el post anterior solo explicamos el sistema tímpano-osicular, en este nos centraremos en la caja timpánica.

Caja timpánica

Por lo general, se considera la existencia de seis paredes de la caja del tímpano, que están revestidas por una mucosa de tipo respiratorio, esta división tiene, sobre todo, un carácter didáctico, ya que realmente no siempre existen elementos morfológicos que permitan la separación de varias pareces entre sí.
El espacio por ellas delimitado puede ser subdividido en tres pisos de dimensiones, morfología e importancia clínica y quirúrgica distintas:

Ático o epitímpano, atrio o mesotímpano e hipotímpano, que en relación al CAE se sitúan respectivamente por encima, a la altura y por debajo de las paredes del mismo.

Esta subdivisión se basa tanto en su distinta constitución anatómica como en las relaciones de estos pisos, así como en la disposición de los elementos situados en el interior de la caja: cadena osicular, aparato musculoligamentoso y mesos de la caja.

El ático o epitímpano constituye el piso superior de la caja y tiene, por así decirlo, la forma de un paralelepípedo; se encuentra por encima del comportamiento medio (atrium). Está subdivido en dos corredores, ático externo y ático interno, que se encuentran separados por la cabeza del martillo y el cuerpo del yunque, estando esta separación ósea completada por varios ligamentos y mesos.

El ático externo, que esta en relación directa con la  pars fláccida, se prolonga hacia detrás por el aditus ad atrum, mientras que el ático interno se extiende hacia delante hasta la foseta supratubárica.

El atrio o mesotímpano, que de forma incorrecta, se identifica en ocasiones con la caja propiamente dicha, está separado del ático por un conjunto de pliegues mucosos y mesos que constituyen el diafragma interaticotimpánico. No es una separación completa, ya que existen dos soluciones de continuidad, denominadas istmos timpánicos  y que son de gran importancia clínica.
El hipotímpano constituye el piso inferior de la caja, y es siempre de reducidas dimensiones.

Aunque el ático tenga características clínicas y quirúrgicas distintas a las del atrio, al describir las paredes de la caja, se entienden como una unidad, que se extienden desde el tegmen hasta la pared inferior.


Paredes de la caja del tímpano

La pared externa o timpánica: esta en gran parte formada por la membrana timpánica y se completa hacia arriba por la pared externa del ático.

El tímpano es una membrana elíptica sostenida por un anillo fibroso, el rodete anular de Gerlach.

Este rodete esta incluido está incluido en una ranura situada en el círculo timpánico y pasa a modo de puente por encima de la escotadura de Rivinus. El círculo timpánico es incompleto, ya que presenta en su parte superior una perdida de sustancia de 5mm.

El rodete de Gerlach, al carecer de círculo timpánico, lo abandona para formar los ligamentos timpanomaleolares anterior y posterior: la parte tensada por el rodete anular de forma elíptica se denomina  pars tensa y tiene una capa media, la porción que rellena la escotadura de Rivinus es la  pars fláccida o membrana de Shrapnell y carece de capa media.

El tímpano tiene una capa media constituida por un entrelazamiento fibroso recubierto extremadamente por una capa epidérmica e internamente por una membrana mucosa.

Paredes de la Caja Timpanica

Pared interna o laberíntica: encontramos, de arriba hacia abajo, por detrás, la sapiencia del conducto semicircular externo; inmediatamente por debajo, la segunda porción del acueducto de Falopio o conducto de nervio facial, y por debajo de este, la ventana oval cerrada por el estribo que comunica con el vestíbulo del oído interno; más abajo se halla la ventana redonda situada en el fondo de una fosita y cerrada por el tímpano secundario. Entre las dos ventanas y hacia delante se ve una saliencia, el promontorio, que esta formado por la primera vuelta o espira basal del caracol. Posteriormente a las ventanas se observa el seno timpánico.

Pared inferior, suelo o pared yugular: constituye el suelo de la caja del tímpano y esta formada por una lámina ósea que separa la cavidad de la caja timpánica del golfo de la yugular. Debe su nombre a la fosa yugular y al golfo de la yugular, las cuales se encuentran inmediatamente por debajo, separadas de la caja del tímpano, por un espesor variable, incluso en el mismo individuo, al comparar ambos oídos, y determina la mayor o menor proximidad entre la mucosa timpánica y la vena yugular, que llega a ser íntima en caso de dehiscencias de esta pared.
Sus limites anterior y posterior se corresponden aproximadamente con los del meato auditivo externo del CAE.
En la unión de esta pared con la interna o laberíntica se observa se observa el orificio de entrada del nervio timpánico o de Jacobson.

Pared superior, meníngea o tegmen timpánico: es una pared formada por la delgada lámina ósea que separa la fosa craneal media de la caja timpánica. Puede presentar pequeñas cavidades que a veces forman celdillas completas y posee unas elevaciones, donde se insertan los ligamentos suspensorios del martillo y del yunque.
La parte más profunda del tegmen pertenece al peñasco, mientras que la más lateral o externa corresponde a la escama del temporal; entre ambas porciones, encontramos la sutura petro-escamosa. El techo de la caja, en algunos casos, aparece dehiscente, de tal forma que la cara externa de la duramadre está adherida a la mucosa del oído medio. Esto, unido a la sutura petro-escamosa, supone un camino fácil para las complicaciones intracraneales de las otitis media.
El tegmen separa la caja del tímpano de la fosa craneal media, donde se encuentra la tercera y cuarta circunvoluciones temporales protegidas por la meninges, que en esta zona contienen el seno petroso superior.

Pared anterior, carotídea o tubárica: es una pared irregular inclinada hacia abajo y hacia atrás, excavada por pequeños espacios celulares. En la zona más alta de la pared anterior, se encuentra el orificio timpánico de la trompa ósea, que se abre en el protímpano.

El hemicanal del músculo del martillo comienza dentro del trayecto tubárico, para después, continuar por la parte alta de la pared interna y termina cerca de la ventana oval. En la pared superior y externa de esta pared el conducto de salida del nervio cuerda del tímpano.
La mitad inferior es la llamada porción carotídea y es solo un fino tabique óseo, lo que separa la porción vertical y el codo del conducto carotídeo de la mucosa, de la caja timpánica.

Superficialmente con respecto a la pirámide, se observa el orificio de entrada, el ostium introitus, del nervio cuerda del tímpano. Por debajo de este orificio, se sitúa la eminencia por donde sale el músculo del estribo y, más abajo, el hipotímpano. 
Asimismo, tiene una relación muy importante con la tercera porción del nervio facial, ya que ésta está próxima a la fosita incudis.

Pared posterior o mastoidea: es dos veces más alta que la pared anterior. Su parte superior está ocupada por el orificio del aditus ad atrum, canal que comunica la caja del tímpano con el antro mastoideo, y tiene una sección de forma triangular. En la parte inferior del orificio, encontramos la Fosita incudis, en la que se apoya la apófisis corta del yunque. Por debajo y en profundidad respecto a esta  Fosita incudis, se encuentra la pirámide, que es una eminencia cónica o tubular.
Como el suelo de la caja es una pared ósea irregular, con pequeñas celdillas excavadas en su espesor, facilita la retención de exudados.

Estructura de la caja del tímpanica


Hasta aquí otra parte de la anatomía del oído, aun nos faltaria otros post de esta parte que explicaría las cavidades accesorias de esta parte que están en comunicación con otras estructuras a nivel respiratorio.

Así que ya sabéis, comentar si tenéis alguna duda o queréis que amplie algo más.

2 comentarios:

  1. buenas tarde maricarmen, nos gustaría que nos informaras sobre los audifonos. Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  2. Donde se localiza exactamente el aditus ad antrum?

    ResponderEliminar